mundo empresarial poder femenino comienzos negocios arranque startup

Empieza el año con mentalidad de empresaria

Cada año nuevo trae consigo expectativas y también propósitos, objetivos y metas que nos ilusionan, tanto a nivel personal como profesional o laboral. Este artículo va dirigido en especial a este último aspecto. Si deseas que tu negocio llegue a otro nivel, es importante ajustar nuestra mentalidad.

Si eres emprendedora, yo te invito a que tengas mentalidad de empresaria, y así visualizar tu negocio como un sistema.

Visión sistémica de tu emprendimiento

En este momento puede que tu emprendimiento, está iniciando o en fase de lanzamiento o introducción, pero visualicemos por un momento. Imagínate:

Gracias a tu negocio has crecido como persona, has podido ayudar a tus seres queridos y a otras familias. La gente te conoce y valora lo que tu negocio le ofrece, superas expectativas. Cada vez hay más clientes. La caja registradora suena.  Esa meta que te planteaste estás muy cerca de culminarla. Te sientes bien…

objetivos para nuevo año

No sé cuándo va a pasar eso que acabas de visualizar. Tampoco sé cuáles son tus metas profesionales pero sí sé que puedes alcanzarla, y tu negocio ir creciendo. A su ritmo pero avanzando y monetizando porque si no, no dejará de ser un hobby caro (como siempre nos dice nuestra querida fundadora Aura Brito)

Ahora bien, yo siento que para lograr aquello que queremos, requerimos hacer un cambio de mentalidad y ver tu emprendimiento o negocio emergente, como un sistema.

Repasemos conceptos.

Un sistema es un conjunto de elementos que se interrelacionan entre sí para lograr un objetivo o finalidad.  La Real Academia Española lo define como:

Conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto.

Si internalizas y te apropias de este concepto, te darás cuenta que tu emprendimiento también tiene una serie de aspectos que no solamente es la producción o “vender – cobrar” Elementos como: identidad de la empresa, productos, clientes, proveedores, estrategias de ventas, acciones de marketing; y por cada uno de ellos seguro encontrarás subelementos aún más específicos.

Sistema y áreas operativas de la empresa

Hace algunos meses atrás, hice el ejercicio, de la mano de Venecosulting, de organizar la Estructura Organizativa de Maith Comunicaciones, que no es más que crear las unidades de negocio que me gustaría existiese en la empresa; dicho de otra manera, cómo visualizo la distribución de las tareas (o elementos) dentro de la misma.

De tal modo, tendremos diferentes departamentos o áreas operativas. Por ejemplo: el Departamento de Ventas (todo lo relacionado a conversión o ventas de tus productos/servicios como tal), el Departamento de Producción (generar los productos/servicios para la venta y su puesta en marcha), el área de Marketing, entre otros; que posiblemente al inicio todas las actividades recaigan sobre nosotras mismas pero que, en algún punto, tendrás que delegar.

Esto es ver tu negocio como un sistema donde funcionan distintas actividades, y cada una tiene injerencia en el logro del objetivo que tienes planteado.

Emprendedora con mentalidad de empresaria

Otro aspecto dentro de la visión sistémica de tu negocio es entender  que no siempre serás emprendedora. Me gusta esta definición que presenta Hubspot:

“El emprendedor o emprendedora es una persona que comienza su propio proyecto empresarial al detectar una oportunidad de negocio” (…)

Entonces, somos emprendedoras cuando empezamos, es decir cuando nuestra idea de negocio se encuentra en esa etapa de verificar si lo que creíamos tiene sentido, es bien aceptada, funciona, etc; pero no siempre vamos a estar en esta fase ¿cierto?

Esto me hace recordar que, un (a) emprendedor (a) debería ser un (a) visionario (a) y estar dispuesto (a) a mejorar continuamente. ¿Por qué digo “debería”? Pues, porque el término se ha popularizado tanto que ha perdido su verdadera esencia y no todo el que monta una “venta de algo” es emprendedor; pero eso es tema para otro artículo.

Mientras tanto, una empresa es una organización de personas que genera dividendos o ganancias. Para el Centro Europeo de Posgrado:

“Una empresa es una entidad organizativa con el objetivo de cubrir ciertas necesidades en un sector en concreto y obtener beneficios a partir de ello.”

Y eso no es todo, quiero compartirte que para la Real Academia Española un empresario es el “titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa” y el emprendedor es quien “emprende, con resolución, acciones o empresas innovadoras”.

¿Cómo ves estas definiciones? Puedes dejarme tu opinión en los comentarios.mentalidad de empresaria

Ahora, te hago otra pregunta: ¿Te parece que el concepto de empresa es muy grande para tu idea de negocio? Pero ya va. Lo que pasa es que existen diversos tipos y tamaños de empresas, que, seguramente, nacieron de una idea que al principio creían pequeña.

Empresas según su tamaño

Según la legislación venezolana (Instituto Venezolano de los Seguros Sociales – IVSS) las Pequeñas Empresas tienen menos de 50 trabajadores,  las Medianas entre 50 y 250 trabajadores, y las Grandes Empresas tienen más de 250 trabajadores; y catalogan de microempresarios a aquellos dueños de negocio con inclusive de uno (1) a cinco (5) trabajadores.

Sin embargo, no importa el tamaño de tu empresa si no la esencia, la identidad, el problema que busca resolver, qué propone y cómo hace para resolverlo, el propósito de ella; y por supuesto, la actitud de sus directivos, fundadores, gerentes o líderes.

empresaria

Actitud y mentalidad de empresaria

Considero que es vital para lograr el objetivo de llevar nuestro negocio al siguiente nivel, la actitud con la que asumimos este propósito y las actividades que eso conlleva. No será un camino fácil, pero con la actitud adecuada te aseguro que lo disfrutarás muchísimo.

Algunas de las cualidades que considero idóneas de desarrollar para transitar este camino son:

  • Valentía:  Sí, se requiere coraje para atreverte a ir por lo que deseas.
  • Disciplina: Es lo que nos mantendrá en el camino cuando las ganas estén escazas.
  • Motivación: Por allí leí que preguntarnos siete (7) veces por qué queremos lograr lo que deseamos, nos dará la verdadera razón. Pues, toma esa razón como tu motivación y verás que no te faltará impulso.

Va a sonar un poco paradójico o contradictorio lo que compartiré a continuación, sin embargo intentare dejarlo lo más claro posible.

  • Espíritu Emprendedor: si bien te decía que debes tener visión de empresaria, el espíritu emprendedor te dará la capacidad de poder empezar las veces que sea necesario y mejorar continuamente. Es decir, ser resiliente e innovador.
  • Gerencia y liderazgo: ya sabes que tienes varias áreas o unidades dentro de tu negocio, pues debes gestionarla con eficiencia, eficacia y efectividad. Mantenerse en continua formación puede ayudarte a este respecto.

 

En fin, la invitación para este año es pasar de mentalidad de emprendedora a mentalidad de empresaria, estoy convencida que eso se traducirá en logros para ti y tu negocio.

Por cierto, ¿qué otras actitudes consideras deba tener una mujer empresaria?

The following two tabs change content below.

Anselys Borges

Community & Social Media Manager. Bloguera. CEO de Maith Comunicaciones Amante de la comunicación que conecta. Escribo desde el corazón para emocionar.

1 comentario en “Empieza el año con mentalidad de empresaria”

  1. De las otras cualidades que yo agregaría es la de iluminación y creatividad sin límites. Porque -y te lo digo con el conocimiento de causa- hasta para caerse y en mi caso apagarse, hay que tener estilo. Y eso solo se logra con las mágica pregunta de: «y que pasaría si…» ¡Un abrazo! Genial estos tips mi muy querida empresaria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!