aprender emprendiendo valentía fortaleza empoderamiento felicidad equilibrio

Emprender y aprender al mismo tiempo

Para mí el emprender y la acción de aprender ha sido un ciclo sin fin desde que estoy en este mundo. Para muchas que llevan tiempo será muy evidente la conexión, pero si estás arrancando con un negocio o idea propia, este texto está dedicado especialmente a ti.

Una gran amiga que en algunas ocasiones ha estado en nuestros espacios de streaming, me enseñó una frase de esas lapidarias que se quedan tatuada en mi ser. Gracias a muchas conversaciones interesantes que hemos tenido, me las grabo en el disco duro y me son muy útiles.

Quien tenga miedo a vivir, que no nazca

Edysmar Sosa

Sospecho que la valentía sirve para muchas cosas en la vida. Pero para arrancar tu propio negocio, en las aguas turbulentas donde solemos vivir —no solo en Venezuela, la cosa es mundial— es vital. Y sobre todo para sobrellevar las cosas que te suelen pasar, como esta que te voy a contar.

Y es que emprender es vivir en una montaña rusa permanente. ¿recuerdas?

No todas las cosas me salen bien siempre. Tengo facilidades y gran cantidad de talentos, sin embargo hay cosas que me cuestan bastante trabajo. La cocina fue mi pasión desde que me descubrí a los nueve años investigando como detective todas las delicias que hacía mi madre.

Pero la repostería no se me había dado tan fácil. Es un arte de suma paciencia, concentración y exactitud. Y esas dos últimas palabras, te juro que no destacaban en mi personalidad.

Ahora, que estoy desarrollando en una de mis marcas pócimas increíbles de sabor —que siguiendo mis redes te irás dando cuenta poco a poco— me he dado mis tortazos (casi de manera literal).

Y si eres emprendedor gastronómico, esta escena te será familiar…

Tienes un pedido importante con un gran cliente para una hora específica, todos tus ingredientes ordenados en mise en place, tu gran cocina como laboratorio. ¿Qué pasooooooó? La torta no creció o se desbordó, algo se quemó, tu receta infalible falló. O se espichó un caucho de tu carro. El chico que te hace los despachos no llega ¿Ahora quién podrá ayudarte?

emprendiendo y aprendiendo encausa nuestras acciones hacia el éxito
Cuando se te queman las cosas de manera inesperada

 

Después del grito al cielo o el desahogo de rigor, sálvate. A mí me funciona centrarme en qué fue lo distinto que hice esta vez para que no resultara. Al detalle, si es posible anotarlo. ¿Y qué estoy haciendo allí? La magnífica dupla de emprender y aprender a la vez.

Mientras nivelo el desastre y la frustración emocional, leí esto:

Déjate pulir

Detrás de cada prueba y dificultad hay un propósito que te acerca a la meta

Hasta mi querida Aura Pairone, bloguera increíble de esta comunidad me sirvió de soporte. Comentar lo que te pasa siempre será buena idea, porque vendrán luces de donde menos lo esperas. Y entendí que luego de un parcial mal resultado, lo más importante es aprender la lección, soltar y pasar la página.

Emprender y aprender van relacionados porque…

Sin duda es una acción bidireccional y si no lo habías visto así bienvenido. Sencillamente debido a que:

  1. Hay mucha turbulencia en el mundo. Y lo que antes era sencillo, ahora es más difícil. Lo que era imposible lo hacemos y lo que era obvio ahora ya no lo es tanto. ¡Vivimos en un entorno cambiante y desafiante! Ahórrate la etiqueta de que eso es bueno o es malo. Funciona más asumir que es así.
  2. Si no aprendes, la vida te va a mostrar situaciones del mismo tipo hasta que reacciones. Y entonces, como cuando realizabas estudios académicos, vas a repetir y repetir y repetir. Suena nefasto. ¿Verdad? Prográmate para que sea, obstáculo encontrado = lección aprendida, ¡next!
  3. Vivir de manera plana sin riesgos, ¿En verdad estoy haciendo algo? Y te acuño otra frase cortesía de un gran profesor que tuve. Los perfectos no se equivocan, ¡porque no hacen nada! Así que después de pasado el trago amargo y el susto, siéntete tranquilo contigo mismo porque tienes una cosa más superada. ¡Y eso es fascinante! Yo ahora estoy muy orgullosa.

¡Es tu turno! Cuéntame qué fue lo último que aprendiste en tu emprendimiento. ¿estás de acuerdo conmigo en que emprender y aprender viene a ser lo mismo? Cerrando este 2023 te digo plena y enfáticamente que…

Simplemente me despido hasta el próximo destello

Felices fiestas y un venturoso 2024

The following two tabs change content below.
Fundadora de SheEmprende, quien acompaña creativamente al crecimiento de marcas personales. Blogger y contadora de buenas historias que entretienen y conectan con la gente. Músico, porque entendí que a las pasiones no renuncias ni las abandonas si quieres que tu vida conserve sentido. Foodie, cocinera y buscadora de experiencias gastronómicas memorables.

Latest posts by Sheila Vargas Rojas (see all)

3 comentarios en “Emprender y aprender al mismo tiempo”

  1. Una de las cosas que he aprendido y que sigo puliendo es el dejar fluir las cosas… Aplica para muchas situaciones desde tener la confianza de trabajar en equipo, hasta ser flexible cuando los planes no se dan como esperábamos. Gracias prima Sheila por este gran y aleccionador artículo.

    1. ¡Fluir! Me parece la palabra clave del año. Y créeme que en la repostería haces el Master en eso porque después que metes el asunto al horno no hay nada que hacer. Tener la confianza de que todo tiene solución también es bastante bueno. Y si además, pasas la página, ya estás ganando y de nuevo aprendiendo. Un abrazo y gracias por pasar por aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!