Equilibrando el ser y el hacer

Equilibrando  el ser y el hacer en nuestros emprendimientos, ¿cómo lograr esto?  En este artículo te lo voy a explicar detalladamente.

Ustedes saben que me encanta analizar los libros que estoy leyendo  y realizar artículos con ellos, ya que esto es una estrategia para acelerar el aprendizaje: poder leer y hacer algún resumen o exposición  de ello.

Estoy leyendo este mes una autora que me encanta Shakti Gawain, con uno de sus maravillosos libros: “Viviendo en la luz”. En él la autora nos quiere llevar hacia un viaje personal de transformación.

Este proceso lo realiza a través de meditaciones sencillas, donde vamos a desarrollar la intuición, manejar sentimientos y emociones, cómo trabajar lo masculino y femenino en nuestro ser y sobre todo cómo mejorar la salud física y mental.

El tema que quiero trabajar es “Equilibrando el ser y el hacer”, un tema que como emprendedoras nos preocupa mucho, ya que creemos que debemos estar siempre haciendo algo y nos culpabilizamos cuando tenemos periodos de no-acción.

Al decidir emprender nos damos cuenta que estos son trabajos a tiempo completo, inclusive debemos ocupar los fines de semana con nuestras labores. Nos cuesta separar el tiempo de casa – trabajo –  ocio.

Cuando pasa esto y no delimitamos, puede que suframos de estrés normal o de  estrés burnout; éste es aquel que nos lo genera la intensidad o largos periodos de trabajo, sintiéndonos muy cansados, frustrados y agobiados.

Esta autora, nos indica que debemos trabajar con la intuición para equilibrar la polaridad del “ser – hacer”.

Equilibrando el ser y el hacer.
Hacer pausas en el trabajo es muy beneficioso.

Seres vs. Hacedores

Explica  que existen dos clases de personas, “los hacedores” y los “ser-es”.

Los hacedores son gente que siempre se orienta a la acción; constantemente están haciendo algo, saben cómo llevar las cosas a buen fin y por lo general no tienen miedo de ponerse a riesgo al expresarse o al intentar algo nuevo. Les cuesta tener el tiempo desorganizado, por lo general se sienten incomodos y lo llenan de muchas actividades.

Los ser-es se orientan hacia la conexión interior, saben cómo relajarse, disfrutan de los placeres de la vida, saben cómo cuidarse y cómo jugar. Es común que sean flexibles y pasen horas conversando y socializando. Cuando se sienten cansados usan su intuición con el fin de buscar tiempo para descansar o reponer sus energías. Le encanta estar  en  lugares naturales y disfrutan mucho compartir con familiares y amigos.

Si te sientes como hacedor, seguramente tu intuición te sugiera hacer menos cosas. Tus sentimientos te indicarán que te detengas, te relajes y tomes un tiempo libre, sobre todo para que inviertas tiempo contigo mismo.

Generalmente cuando no hacemos eso, podemos provocar una enfermedad, o tener niveles altos de estrés. Siendo necesario tomar un tiempo para equilibrarnos nuevamente.

Si te sientes como un “ser”, puede que tu intuición te indique debes hacer algo, que te muevas y rompas con tus rutinas, tomar algunos  riesgos y seguir tus impulsos.

Es muy importante que no te obligues a ir más allá de lo que sientas estés listo para hacer. Es importante que respetes tus propios límites y ritmo en cuanto a tu crecimiento personal.

Analizando este punto, yo creo que estoy más como hacedora, por lo que requiero buscar tiempos para re-conectar con mi interior y así evitar el estrés burnout.

Recuerda que tu intuición, no te dirá “deberías hacer esto”. Más bien te pedirá que obedezcas a los sentimientos que te guíen a practicar la expresión de ti mismo y que desarrollen tu confianza en forma sostenida.

Equilibrando el ser y el hacer.
Ordena tus prioridades.

Ejercicio para equilibrar el ser y el hacer:

Para fortalecer este aspecto la autora recomienda realizar una meditación sencilla y realizar el siguiente ejercicio:

Si básicamente eres un “hacedor”, invierte un día haciendo lo menos posible de manera consciente. Fíjate en cómo te sientes y qué sucede.

Si más bien eres un “ser”, tomate un día para que practiques actuar con base a cualquier impulso o inspiración que tengas. Prueba a hacer cosas nuevas e inusuales, en especial aquellas que suponen hacer contacto con la gente o te colocan en el mundo de forma nueva. Fíjate en cómo te sientes antes, durante y después de proceder así.

Ahora después de leer esta explicación, te hago la siguiente pregunta:

¿Con quién te identificas,  con el  “Hacedor” o el “Ser”?

Bibliografía:

GAWAIN, Sharki. (1999) Viviendo en la luz. Una guía para la transformación personal y planetaria. Ediciones Alamah, México 226 pág.

The following two tabs change content below.
Docente. Especialista en Psicología Educativa. Emprendedora Educativa. 20 años trabajando con Educación, Terapia Familiar y Psicopedagógica.

2 comentarios en “Equilibrando el ser y el hacer”

  1. Yo soy bien, pero bien SER-e. Me quedo divagando perdida en mi propia nebulosa y lo que me ha servido en los últimos tiempos es que cada vez que se me prende el bombillo, anoto la idea y estructuro micro-actividades para llevarlas a cabo, así sea por etapas. Y con eso, me ha ido mucho mejor.
    ¡Qué buen esquema! Una forma diferente de ver las cosas. Gracias por compartirlo

  2. Excelente, gracias por compartir. Definitivamente creo que primero es trabajar el ser para hacer y tener. ¿Facil? no. Un proceso? Si. Pero bien, cada quien lo vivirá a su ritmo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!