Emprendedoras Digitales de Venezuela

La escucha empática

Somos seres humanos, y como tales necesitamos comunicarnos y ser escuchados. Estas dos cosas tan simples, nos generan bienestar. Ahora bien, ¿Realmente somos buenos escuchando? ¿Qué tanto de tus juicios o ideas preconcebidas interfieren cuando escuchas? ¿Realmente estamos empatizando con el otro cuando escuchamos? Aprendamos un poco más sobre la escucha empática, y validemos si realmente estamos generando un vínculo con las personas.

La escucha empática es conectar con la persona que nos habla. Comprender sus emociones, sus creencias, su cultura, su historia. Para que así, sin necesidad de estar de acuerdo con la persona, seamos capaces de entender su posición. Es lo que siempre nos han dicho, debemos ponernos en los zapatos del otro. Mostrar y tener interés genuino por lo que comunica el otro. Ser capaces de concentrarnos en el otro, con la mente abierta, sin juicios.

Desde mi punto de vista, es una pieza clave de cualquier emprendimiento o entorno de trabajo. Es una herramienta que nos permite conocer a fondo nuestro entorno, nuestro cliente, nuestros colaboradores, inversionistas, proveedores, entre otros. ¿Y qué ganamos con esto? Generamos conexiones humanas, y las conexiones abren puertas a un mundo de oportunidades.

¿Cómo practicar la escucha empática?

  • Conectar visualmente con el otro, hoy en día escuchamos mientras vemos el celular o respondemos un correo, esto no es escuchar. El hablante debe tener el 100% de tu atención. Si no siente que tiene la atención, no transmitirá el mensaje correctamente. Y no se sentirá en confianza para conversar. Adicionalmente, no seremos capaces de percibir el lenguaje no hablado.

 

  • Saber escuchar también es, guardar silencio, no debemos interrumpir, ni emitir juicios o comentarios, que impidan a la persona sentirse en un espacio seguro. Debemos escuchar en silencio, concentrándonos en lo que nos están comunicando. Esto le dará seguridad al hablante. Y nos permitirá estar atento a todo lo que se comunica.

 

  • Verificar, que bien se siente cuando estamos hablando y el otro nos hace preguntas indagatorias. O se asegura de que percibió el mensaje. Verifiquemos que hemos entendido bien. El hablante debe percibir interés de quién escucha, y de esta manera seguirá dando información, muchas veces más valiosa

 

  • Escuchar su cuerpo y su lenguaje, no es solo lo que dice sino el lenguaje corporal, lo que nos ayuda a entender sus emociones y sus sentimientos. Debemos percibir las emociones que le transmite lo que dice. Así logramos conectar, y verdaderamente estar en sus zapatos.

 

  • Aceptar al otro sin intentar controlarlo o cambiarlo, lo más difícil, abrir la mente. Liberar la mente de prejuicios, y de la necesidad de ir construyendo una respuesta. Simplemente escuchar y conectar con la otra persona. Sin ofrecer soluciones o respuestas, solo indagar y dejar el espacio abierto para que otro se comunique.

Ahora, imaginen que están con un cliente, escuchando sus necesidades. ¿Qué pasaría si logran generar esta conexión? El cliente estará abierto a ser más específico, a dar más detalles. Incluso se sentiría parte del proceso de generación de la solución.

Escucha empática

¿Cómo nos ayuda dentro del emprendimiento?

  • Los clientes, ellos serán unos de los principales beneficiarios, porque al escuchar lo que dicen, entender sus sentimientos, miedos, contexto y necesidades. Seremos capaces de ofrecerles un producto o servicio, que realmente los haga felices. Y esto hará que aumente la fidelidad con nuestra marca y que se vuelvan embajadores de la marca. Los clientes, sentirán inmediatamente la conexión con la marca que empatiza con ellos y sus necesidades. Hoy en día, con la transformación digital, en donde la clave radica en la atención al cliente. Me atrevería a decir, que una marca que no empatiza realmente con las necesidades de sus clientes, está destinada a no crecer.

 

  • Los colaboradores, los segundos más beneficiados Que maravilloso es trabajar en un ambiente en donde somos escuchados. En donde tenemos libertad para dar nuestras opiniones sin ser juzgados. Los colaboradores son quienes representan a la marca, y los que tienen mayor contacto con nuestros clientes. Son la cara de nuestro emprendimiento. Estar en un ambiente empático, genera colaboradores conectados con nuestro servicio o producto, comprometidos con el trabajo y con los clientes. En donde se da pie a la innovación y la creatividad.

Emprendedoras, las invito a escuchar con la mente abierta. En el día a día tenemos un montón de responsabilidades. Esto hace que nos cueste estar presentes al 100% en una conversación. Pero, sí podemos y debemos, por algo es uno de los principios dados por Stephen R. Covey en «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva». La escucha empática nos abrirá más puertas en nuestro emprendimiento. ¿Qué otros elementos se te ocurren que nos pueden ayudar a practicar una escucha empática?

The following two tabs change content below.
Tengo 38 años, de profesión Ingeniero en informática. Adoro leer y escuchar música. Poder apoyar a otros en su desarrollo y crecimiento, es una de las razones por la que amo mi carrera.

2 comentarios en “La escucha empática”

  1. Que cierto es lo que dices que las marcas que no escuchan a sus clientes no crecen… Y voy más allá, ¡creo que se mueren! Además de fomentar nuestra atención y foco, es encausar y respetar al ser humano que quieres atender. Gracias por la reflexión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
× ¡Comunícate con nosotras!