Navegar la infoxicación: Tácticas para emprendedoras

¿Ansiedad, estrés o incluso dificultad para concentrarse? Te has preguntado ¿Por qué a veces te sientes saturada y no logras asimilar la cantidad de información que tienes? ¡A todas nos pasa! En un mundo donde la cantidad de información se duplica cada dos años, al manejar emprendimientos digitales, nos enfrentamos al desafío constante de filtrar lo esencial de lo trivial. La infoxicación, o intoxicación por información, se ha convertido en un obstáculo significativo, afectando la toma de decisiones y la productividad.

Lo que hace que nos agobiemos aún más, al sentirnos que no estamos rindiendo. Por esto es importante saber que es una realidad que podemos identificar y manejar de manera oportuna. Nuestro cerebro como se menciona en un artículo de Fundación Mapfre puede llegar a almacenar una cifra cercana a 2,5 petabytes, lo que equivale a 3 millones de horas de programas de televisión. Por lo que el problema no es nuestra capacidad de almacenamiento, sino la capacidad de procesar este volumen constante de información en su mayoría inútil.

Este artículo explora estrategias efectivas para manejar la sobrecarga de información y prosperar en el ecosistema digital.

Entendiendo la Infoxicación

La infoxicación surge del bombardeo constante de datos, noticias, correos electrónicos, notificaciones y publicaciones en redes sociales que demandan nuestra atención. Para nosotras, esto puede traducirse en horas perdidas navegando en un mar de contenido irrelevante, lo que lleva a la parálisis por análisis y a la procrastinación. Comprender la infoxicación es el primer paso para recuperar el control de la información que consumimos.

El manejar o recibir un exceso de información sin poder dedicar el tiempo para comprender, teniendo que saltar de un tema a otro sin llegar a profundizar realmente en nada, genera una sobrecarga de información o infoxicación.

¿Cómo identificar la infoxicación?

La infoxicación puede disminuir nuestros niveles de productividad al mantenernos ocupadas en una búsqueda constante de información, ocupando la mayor parte de nuestro día en este análisis y segmentación de información, que si revisamos seguramente no utilizamos ni la mitad. Generando en nosotras frustración y ansiedad.

Esto se traduce en cuatro principales consecuencias:

  • Bloqueos creativos, la necesidad constante de más información y de realizar comparaciones constantemente de datos, análisis constante con la competencia, puede hacer que no seamos capaces de filtrar y extraer la información verdaderamente relevante.
  • Falta de concentración, el exceso de ruido digital y la necesidad de no perderse de ninguna información, nos dispersa y terminamos procrastinando. Impactando directamente en nuestros niveles de productividad.
  • Fatiga, el exceso de ruido digital nos termina abrumando y afectando nuestros hábitos de sueño, de lectura, incluso nuestra salud mental.

¿Cómo evitarla?

Desde mi experiencia no es algo que podamos evitar al 100% porque no siempre estamos en nuestro mejor momento, pero sí podemos generar hábitos que nos permitan mantener cierto equilibrio, como:

Establecer fuentes confiables de información

Debemos identificar fuentes confiables según los temas específicos o los objetivos que deseamos alcanzar. Adicionalmente, utilizar herramientas que nos ayuden a organizar el flujo de datos. Herramientas como agregadores de noticias (RSS), aplicaciones de gestión de tareas y técnicas de lectura rápida para seleccionar rápidamente la información relevante. Con esto podremos filtrar efectivamente la información, y generar estrategias que nos permitan confiar en que recibimos la información relevante de manera oportuna. Sin olvidar, las técnicas de concentración para mantener nuestro enfoque en las tareas críticas, y sin distracciones.

Espacio de trabajo saludable

Crear un entorno digital saludable nos permite promover la eficiencia y reducir el estrés. Esto implica crear un espacio de trabajo libre de distracciones, donde las notificaciones innecesarias estén silenciadas y los dispositivos digitales se utilicen de manera consciente. Debemos ser diligentes en establecer límites claros para el uso de la tecnología, asegurándose de que haya tiempo para desconectar y disfrutar de actividades fuera de línea que enriquezcan nuestra vida personal y profesional.

Autoconocimiento

Debemos ser conscientes de nuestros hábitos, y cómo afectan nuestro día a día. Establecer una planificación diaria que nos permita organizarnos y no caer en ciclos infinitos de revisión de información irrelevante en redes sociales. Detectar cuando nos estamos desviando de nuestros objetivos o estamos saturándonos con contenido inútil, es vital para nuestro bienestar.

Navegar en la era de la infoxicación requiere una combinación de autoconciencia, herramientas adecuadas y estrategias de manejo de información. Al adoptar estas prácticas, podremos no solo mejorar nuestra capacidad para procesar información, sino que también encontraremos un mayor equilibrio y satisfacción en nuestro día a día. ¡No dejemos nunca de aprender!

The following two tabs change content below.
Hola! Tengo 39 años, de profesión Ingeniero en informática. Apoyar a otros en su desarrollo y crecimiento, es una de las razones por la que amo mi carrera. Escribir para mi, es otro medio para apoyar a otros desde mis experiencias y conocimientos.

1 comentario en “Navegar la infoxicación: Tácticas para emprendedoras”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!