No estás sola

Una vez escuché decir, no necesitas tener un millón de amigos para estar bien ni para sentirte acompañada. Tan solo es necesario contar con una persona para alejarte de la orilla dónde estás. Porque te tienes a ti,  No estás sola.

Es habitual encontrar a los más sorprendidos, si no pueden ver a alguien más a tu lado, que te dirán ¿por qué estás sola? Y hasta los más osados que con asombro se preguntarán ¿entonces te quedarás, o irás a algún lugar, sola?  En realidad No estás sola.

Se alimenta la falsa necesidad de contar con alguien más cuando el único y real prójimo para ti puedes ser tú mismo. Cuidar de ti, tratarte como solo tú sabes que te gusta ser tratado, acompañarte con la total y genuina disposición de quien conoce de tus tristezas y ausencias.

Y es que los desaciertos, cuando has intentado llenar ese lugar de compañía con alguien, o algunos, solo aportan un ensordecedor vacío. Y la incoherencia que supone lo más “apropiado”, el deber ser que realmente no es, ni suma nada a tu vida. 

No estás sola

Cuestión de decisión

No estás sola, me prometí recordar cada vez que tuviese que atravesar situaciones difíciles, no habituales, o de total plenitud a las que el atónito e indiscreto observador simplemente no sabrá cómo aventurarse a opinar pues nada sabe y menos aun, entiende.

Situación despreocupada cuando nos damos cuenta de que quien señala hacia lo externo se refleja a sí mismo. En sus propias carencias y necesidades insatisfechas, en la imagen de la forma de llevar, y vivir su vida, los otros.

Cuestión de decisión, elegir estar sola más no vivir en soledad. Que se resume en la plenitud y el gozo del estado del Ser que puede ser exhibida de manera desvergonzadamente feliz porque no necesitas a nadie más que a ti mismo y al Dios que te habita para experimentarlo.

Se trata entonces de no permitir que pasen desapercibidos tus instantes de felicidad, los momentos en que tu corazón canta y sonríe, e incluso aquellos en los que te dejas llevar por la más indescriptible sensación de paz. Tu tarea es ser feliz.

Recuerda: No estás sola

Para finalizar, te digo que podrán escapar algunas lágrimas ante el miedo o la incertidumbre. Que es posible experimentar en el acto de valentía de vivir desde el Ser, pero nunca escapa a ella la serenidad que ofrece la rendición al amor por quien eres y por ser tal y como eres.

Gracias por leerme…

The following two tabs change content below.

Rosa Masi

Emprendedora del Programa Cuidar de Ti... Convencida de la importancia de reconocer y validar nuestras emociones para aprender a relacionarnos con nosotros mismos y con los demás desde el adulto sano

Latest posts by Rosa Masi (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
× ¡Comunícate con nosotras!