ocurrencias creativa gastronómica llegar a los cincuenta felicidad plenitud emprendiendo

Cincuenta y fabulosa: Reflexiones de una creativa gastronómica

¡Hola mis queridas emprendedoras! Hoy quiero compartir con ustedes mis destellos de llegar a los cincuenta años. Como creativa gastronómica y emprendedora en el mundo apasionante del buen comer y beber, he aprendido muchas lecciones valiosas.

En verdad, jamás pensé que me dedicaría a esto. Era un lejano sueño. ¡Qué bueno que se dio! En este post, exploraré la dicha de esta etapa, en mi salsa, y las cosas que hoy realmente importan.

Celebrando la vida

Llegar a los cincuenta es motivo de celebración. ¡Y más después de haber transitado una pandemia, que quisiéramos olvidar! Pero sí pasó. Centrémonos en lo presente. Es un buen momento para reflexionar sobre los logros, las risas compartidas y las personas que han dejado huella en mi camino. Lo que he probado, cocinado, quemado y todos los desastres tienen mucho sentido después de que por allí pasas.

Sinceramente, esto es lo que creo y declaro:

La vida es un banquete y a los cincuenta, estoy más que lista para disfrutar de cada plato que vendrá.

Por eso te comparto mis lecciones y recetas aprendidas

¡Nunca me quedo con nada! Al que me pide una receta, se la doy. O al menos, le digo dónde buscar las más parecidas para que triunfe en su ejercicio creativo.

a) Resiliencia

Como emprendedora, he enfrentado desafíos y reveses. Ya no los considero fracasos, si de allí he sacado lecciones y aprendizajes. Cada obstáculo me ha enseñado a sentir el material en que estoy hecha. Y aunque ya la palabrita nos resulte algo pavosa, un ejercicio para reinventarme y seguir adelante. La resiliencia es clave para superar cualquier adversidad.

b) Mi comunidad y círculo íntimo

A lo largo de los años, he aprendido a valorar las amistades genuinas. No se trata de la cantidad de amigos, sino de la calidad de esas conexiones. Son como los ingredientes indispensables y no negociables de mis platos. Las risas compartidas, cafés, cervezas. Más aún las confidencias y el apoyo mutuo son tesoros invaluables. Soy afortunada de tener una familia que apoya mis locuras en un 100%, las blogueras colaboradoras que me inspiran con sus textos y nuestra comunidad de soporte y amor.

la mejor compañía para una creativa gastronómica es su comunidad

c) Prioridades claras

A los cincuenta, he aprendido a priorizar lo que realmente importa. No creerme la perfecta, vivir sin juicios ni expectativas sin duda es un gran reto. ¿Lo primerito? Mi familia, la salud y la pasión por mi trabajo, son los pilares por los cuales me levanto entusiasta todo los días. El resto puede planificarse, e irse desarrollando sin prisas, pero sin pausas. La constancia es algo que siempre trae sus frutos y hacia allí apunto ahora.

La belleza de la madurez siendo creativa gastronómica

La sociedad a menudo enfatiza la juventud, pero la madurez tiene su propia belleza. Veo un montón de mujeres mortificadas por la apariencia, haciendo una carrera contra el tiempo sin sentido. Las arrugas cuentan historias.  Las canas son medallas de honor —hace siete años que las dejé ser en mi cabeza, sin teñirlas— y la sabiduría se refleja en cada mirada al espejo, cuando por fin te decides a decirte cosas bonitas todos los días.

No te voy a mentir. Si merman algunas cualidades físicas. Los trasnochos ahora me pegan un montón y de los viajes requiero una semana para ponerme a tono en mi rutina. Sin embargo, tener consciencia de eso me ha hecho más práctica en mis acciones para no desperdiciar tanta energía y tenerme paciencia a la hora de recuperarme. Y te digo…

Llegar a los cincuenta es un regalo

Es una oportunidad para abrazar la vida con gratitud y alegría. Así que aquí estoy, cincuenta y fabulosa, lista para seguir creando, cocinando y compartiendo mi pasión con el mundo.

¿Qué opinas? ¿Te identificas con alguna de estas reflexiones, sin importar la edad que tengas? ¡Déjame tus comentarios! Yo me despido estrenando mi nueva década, hasta el próximo destello.

The following two tabs change content below.
Fundadora de SheEmprende, quien acompaña creativamente al crecimiento de marcas personales. Blogger y contadora de buenas historias que entretienen y conectan con la gente. Músico, porque entendí que a las pasiones no renuncias ni las abandonas si quieres que tu vida conserve sentido. Foodie, cocinera y buscadora de experiencias gastronómicas memorables.

2 comentarios en “Cincuenta y fabulosa: Reflexiones de una creativa gastronómica”

  1. Oh Sheila, muchas felicidades nuevamente, un nuevo número, con mucho que descubrir. Una reseña breve, pero inspiradora de una parte de tu camino. Gracias por compartirla. En definitiva dar tiempo, es una forma de valorar aquello que mas apreciamos y las conexiones que hacemos nos enseñan de diferentes maneras a conocernos un poco más. Te mando un abrazo. Por cierto, aun recuerdo cuando me diste la receta de las mandocas, no me quedaron demasiado estéticas creo yo, pero estaban buenísimas, así que certifico que siempre estás dispuesta a compartir opciones para una rica comida. Un abrazo.

    1. Gracias mi querida profe. Hacer mandocas con maestría no es sencillo para los no maracuchos. Pero los resultados valen cualquier intento.
      ¡Me gusta tanto estés en esta comunidad bonita! Hay mucho que hacer entre todas. Bendiciones y gracias por estar por acá

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!