Emprendedoras Digitales de Venezuela

¡Tengo una idea!, ¿cómo la materializo? Una metodología para lograrlo

¡Sí! tenemos una idea, y sabemos que puede resultar en un emprendimiento maravilloso. Ahora, necesitamos responder las primeras preguntas que dan vuelta en nuestras cabezas. ¿Por dónde empezamos?, ¿cómo la hacemos realidad? y ¿cómo hago que funcione?

Para responder esto, les voy a comentar sobre una metodología que he utilizado en diferentes oportunidades. En mi opinión puede serles de mucha ayuda para darle forma a esa gran idea que tienen. 

La metodología se llama Scrum, ampliamente utilizada en el mundo del desarrollo del Software. Es perfecta para apoyarnos al iniciar un emprendimiento. Porque nos permite organizar, priorizar y ejecutar las tareas necesarias para lograr nuestros objetivos, y así poner en marcha nuestro emprendimiento.

¿Por dónde empezamos?

Lo primero que debemos hacer en Scrum es generar la visión del proyecto o en nuestro caso del emprendimiento. Y así concretar hacía dónde queremos ir, y más importante aún, definir la esencia de nuestra idea. Para lograrlo tenemos que responder,

  • ¿Para quién? – Público objetivo, definimos a quién va dirigido el producto o servicio que queremos ofrecer.
  • ¿Cuáles son las necesidades actuales del sector? – Oportunidades que existen en el sector donde queremos desarrollar nuestro producto o servicio. Las necesidades que existen actualmente y que queremos cubrir.
  • ¿Qué ofrecemos? – Características claves de nuestro producto/servicio, los beneficios que este aporta a la necesidad de nuestro público objetivo. El valor adicional que ofrecemos al sector.
  • ¿Cuáles son nuestros posibles competidores? – Debemos identificar quiénes son nuestros competidores en el sector y las características claves que nos distinguirán de ellos.
  • ¿Cuál es la meta? – Una definición clara de nuestro producto o servicio.

Basado en estos cinco puntos, podemos sintetizar la visión del producto o servicio, y a la vez justificar el desarrollo del mismo y su viabilidad.

¡Listo! Ahora sintetizamos nuestra visión en una sola declaración, que nos permita enfocar la mirada en el objetivo final.

¿Cómo lo hacemos realidad?

Al definir las características claves de nuestro producto o servicio, y las necesidades de nuestro público objetivo, obtuvimos una imagen del futuro de nuestra idea. ¡Esto es estupendo! Porque ahora podemos definir las tareas que debemos ejecutar, que nos permitirán alcanzar cada una de esas características.

Este grupo de tareas en Scrum se definen como “Develop Epics”, puede haber tantas cómo sean necesarias, y pueden coincidir con la cantidad de características o no.

Hasta ahora tenemos una imagen del futuro de nuestra idea bastante clara, y un desglose de lo que necesitamos para que esa imagen se haga realidad.

¡Es tiempo de pasar del papel a la acción!

¿Cómo hago que funcione?

Una Idea para Emprender con Scrum

Debemos ir dándole forma a nuestro producto o servicio, y para esto debemos tener claro el orden en que se van a trabajar cada una de las “Develop Epics”. Porque no podemos construir el techo de nuestra casa sin antes hacer el piso y las paredes. Así que, debemos analizar el orden correcto de las tareas según prelación e importancia/relevancia para el negocio. Con esta lista priorizada de tareas, es momento de,

  • Desglosar tareas en micro tareas de máximo dos días de duración
  • Hacer una planificación de las tareas a ejecutar tomando en cuenta los tiempos de cada una y la prioridad que le dimos

En la metodología Scrum se crean planificaciones de 2 a 4 semanas llamadas «Sprint», para completar un grupo de tareas. Esto permite tener objetivos claros y garantizar el avance.

Al finalizar un Sprint debemos revisar si se alcanzó el objetivo o no. Revisar los eventos o dificultades que se tuvieron en el lapso de tiempo, y en base a esto y a la lista de tareas priorizadas pendientes realizar la planificación del próximo Sprint.

Es importante tomar en cuenta que, siendo está una metodología abierta al cambio, nos permite evaluar si se modificaron las prioridades o debemos ajustar las tareas. Así al planificar el próximo Sprint la idea siga formándose sin alejarse de la visión, y adaptándose a las nuevas circunstancias que puedan surgir.

¿Qué les pareció?

En particular está metodología me encanta porque ayuda a mantenernos enfocadas en el objetivo. Y adicionalmente garantizar avances semanales que nos mantengan motivadas, y con la mirada en el objetivo final.  Sin contar todos los beneficios claves para un crecimiento organizado. 

Un pequeño fragmento de la metodología Scrum adaptado al desarrollo de emprendimientos, me parece perfecto para ayudarnos a iniciar nuestro emprendimiento con la mira bien puesta en el objetivo. ¿Qué creen ustedes? ¿Creen que está metodología les pueda ayudar en el desarrollo de su emprendimiento?

The following two tabs change content below.
Tengo 38 años, de profesión Ingeniero en informática. Adoro leer y escuchar música. Poder apoyar a otros en su desarrollo y crecimiento, es una de las razones por la que amo mi carrera.

2 comentarios en “¡Tengo una idea!, ¿cómo la materializo? Una metodología para lograrlo”

  1. ¡Promesa cumplida! Es una buena manera de iniciar con metodología practica y más que probada una idea proyecto o emprendimiento. Ir de lo generar a lo particular, te da más visión del detalle sin perder el foco, Scrum es aplicable en muchos proyectos que no solo tienen que ver con IT, ideal apoyar con actitud, filosofía ágil y preguntar a quienes saben para no perdernos en el camino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
× ¡Comunícate con nosotras!