crecimiento, procratinación proyecto de vida

Un momento de reflexión: ¿en casa de herrero cuchillo de palo?

En casa de herrero, cuchillo de palo es un refrán popular en Venezuela y quiere decir que en ocasiones aquellas cosas que decimos a los demás, no las aplicamos a nosotros mismos. ¡Qué triste!

Y ojo, esto también me ha ocurrido. Inclusive en el área laboral o profesional.

Tengo conocimientos, sé cómo hacer las cosas pero… No las aplico para mí.

Eso sí, para mis clientes sí.

Puedes ver cuentas de Instagram con un feed hermoso. Resultados de la estrategias y acciones de marketing fenomenales. Marcas que han mejorado la conexión con sus clientes de una manera extraordinaria, pero cuando volteo a ver las redes sociales de mi emprendimiento, hasta me vergüenza me da.

¿Por qué ocurre esto?

Bueno, me puedo aventurar a pensar que es por agenda full, y hasta puedo poner esta razón en la mesa de las excusas.

Sin embargo, cuando me detengo en un momento de reflexión a analizar objetivamente me doy cuenta que hay desorganización y falta de enfoque.

un momento de reflexión

Mira lo que me pasó.

Decidí formalizar, pero…

Este año 2023 decidí darle más formalidad o carácter empresarial a lo que vengo haciendo desde hace varios años atrás.

Después de ser bloguera (sirva el presente artículo para volver a estas andanzas que me apasiona) y encantarme con el mundo del marketing digital, comencé a prestar servicios como comunnity & social media manager y creadora de contenido en diversas cuentas, pero no me quedé ahí. He pasado a asesorar en temas de marketing en general y hasta desarrollar actividades o eventos que permitan promocionar marcas y/o productos.

Fue cuando decidí iniciar con Maith Comunicaciones. Ha sido una montaña rusa, pero así como las heridas que cuando pican es porque están sanando (según mi abuelita), todo crecimiento trae desorden.

A nivel del alma de la empresa tengo un propósito claro:

Brindar servicios de marketing a PYMES –pequeñas y medianas empresas- para que conecten con su audiencia a través de tres ramas: marketing digital, relaciones públicas y organización de eventos corporativos.

Pero justamente ese desorden que trajo el nuevo comienzo, me desbalanceó.

Cada vez que me disponía a crear contenido para la cuenta de Instagram @maithcomunicaciones me quedaba en blanco. Parece que todo el conocimiento se iba a Far Far Away y todo lo que había aplicado con los demás se borraba de mi mente y acababa haciendo lo mismo que Doris, la amiga de Nemo: Nadaremos (nada-haremos).

procastinar

 

Entonces entendí 3 cosas

  1. No puedo ser incoherente. Decir que voy a apoyar a otros con sus estrategias de marketing, creación de contenido para redes sociales, etc; cuando no puedo ayudarme a mí misma o a mi empresa, en este caso.
  2. Si quiero seguir avanzando con una empresa es necesario estrategias, planes de acción claros para mí y mi equipo.
  3. Tomó mucho sentido esta frase:

«Un objetivo sin un plan es solo un deseo.»

Me dejé de p3ndejadas

Sí, me deje de tonterías.

Escuché, vi, leí, reflexioné sobre cómo me estoy preparando para el año que viene, tuve un momento de reflexión (varios en realidad) y tomé una decisión.

Objetivos y Plan de Comunicación 2024, listo. Planes de acción por lo que queda del año, listo.

Equipo reunido para organizar las actividades y continuar, listo.

¿Darme por vencida? ¡Para nada! Se ajustan las tuercas, se aceita el motor, se calibra el GPS y avanzamos. El cielo es el límite.

el cielo es el límite

Dime que no he sido la única que ha pasado por esto por favor. Cuéntame en los comentarios, ¿También has vivido episodios de “en casa de herrero cuchillo de palo”?

The following two tabs change content below.

Anselys Borges

Community & Social Media Manager. Bloguera. CEO de Maith Comunicaciones Amante de la comunicación que conecta. Escribo desde el corazón para emocionar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
× ¡Comunícate con nosotras!